El nombre que uno elija para su negocio no es algo que deba uno hacer a la rápida, es prácticamente como colocarle el nombre a un hijo.

Lo primordial es que el nombre tenga relación con el rubro de tu negocio. Es decir si tienes una cafetería,  que el nombre tenga relación con ello, o que sea fácil asociarlo a ello. Por ejemplo “Cafecito”, el “Expresso”, “Entre cafés”, “El cafetero”, “El colombiano”, etc. Lo más probable es que estés pensando, que poco creativo esos nombres, y tienes toda la razón… pero es bueno recordar que tu negocio consiste en vender café y no en colocar nombres creativos. En otras palabras lo importante es que la gente vaya a tu cafetería y no que la gente diga que creativo es el nombre de tu negocio.

O también puedes poner el rubro como un apellido, por ejemplo “Rubén el cafetero”,  “El café de Los Pérez”, etc.

Todo esto me lleva a recordar el origen de los apellidos. Antiguamente, a la gente se le reconocía por su profesión que realizaba, que era una buen forma de saber que es lo que hacían o donde se ubicaban y fue así como nació el apellido Herrera, que era para el herrero del pueblo; Casas, para el que construía casas, por nombrar algunos. En el caso de los lugares tenemos a los Ríos que eran los que vivían cerca del rio o de la fuente, los que vivían cerca de una fuente, etc. Lo que sin querer se transformaría en una de las primera publicidad. Si uno decía que se llamaba Juan Herrrera, entonces uno sabía que el era el herrero del pueblo, o que Pedro de la fuente era el que vivía cerca de una fuente, etc.

No pretendo ahondar en la historia de los apellidos para no hacer más largo este post, solo es para dar a conocer la importancia y beneficio que tiene el que los nombres tengan directa relación con lo que uno hace.

El colocar un nombre tan referente del objeto o servicio que vendes, no es un capricho, es una forma de ahorrarte dinero en publicidad. Para seguir con el ejemplo de la cafetería, si esta se llama “los duendes”, no dice nada relacionado con cafetería, por ende vas tener que gastar en publicidad para que la gente asocie “Los duendes” con una cafetería y no con un Jardín Infantil o con cualquier otra cosa. Que tiene más relación con el rubro.  En cambio si tu cafetería se llama “Entre cafés”, ya está… listo. Todo el mundo va asociar que entre cafés es una cafetería, ya que es obvio. No tienes que entrar a explicar de qué trata el negocio.

Recuerda la publicidad no tiene que hacer pensar a la gente, la publicidad debe ser directa sin doble interpretaciones, y así te aseguro que será mucho más efectiva.

Además si a tu negocio le quieres hacer una página web. Google te colocará en mejores lugares cuando la gente busque cafetería, ya que google asociará “Entre cafés” a una cafetería, todo lo contrario a si le pones “Los duendes”  Google no sabrá de qué se trata y tendrás que invertir un poco de dinero para que te coloque en los mejores lugares del buscador.

En resumen, lo importante es que el nombre connote el rubro al cual te dedicas y la mejor forma de saberlo es diciéndole el nombre que elegiste a otra persona, si ella lo asocia al rubro, listo ese puedes ser. Si no lo asocia a nada, también podría ser pero no es recomendable, y si lo asocia a otro rubro, mejor descártalo, te va a traer complicaciones.

Ricardo Fontecilla.

Socio Fundador de Rayo Impresiones. Publicista con más de 20 años en el rubro. Ha trabajado en importantes agencias transnacionales de Publicidad como BBDO, lowe Porta, Prolam Young and Rubican, entre otras. Ha estado a carga de la Publicidad de grandes marcas como Lider, BCI Nova, Banco de Chile, Shell, CCU, Banco Estado, etc. Ha recibido más de 50 premios de creatividad en Francia, España, Argentina y Chile.

EX Docente de la Universidad Santo Tomas y del Instituto Aiep. 

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *